El Tarot: Portador de Conocimiento



Para los filósofos antiguos
el conocimiento de la verdad iba parejo
con el recto vivir, puesto que el primero
no consistía en la mera adquisición
de información sino y ante todo
en un modo de vida.

El ejercicio de las potencias
cognoscitivas implicaba un progresivo
perfeccionamiento, ya que el conocimiento
de la verdad y el ejercicio de la virtud
aparecían como las dos caras
de la misma moneda.

Hombres como Pitágoras, Platón,
Sócrates,
San Agustín, Jung,
Gurdjieff, Ouspensky,
Krishnamurti
y muchos otros afirmaron que

el conocimiento debe servir
al mejoramiento de la existencia
no desde un punto de vista materialista
sino al mejoramiento de uno mismo
como ser,
de purificación espiritual,
psicológica
y en la acción
de la vida diaria.


Después de la Edad Moderna
el hombre
ya no es mas un sujeto,
se convierte en un objeto.
Con esta nueva actitud del hombre
la ciencia comenzó esta
vertiginosa carrera
en la que estamos
todos embarcados.


A cambio de la total dominación
tecnológica
el hombre perdió
el contacto con un mundo

sobrecogedoramente rico
e hizo su morada
en un ámbito
inerte y previsible.


Los mitos, los símbolos
e imágenes
son formaciones
espirituales que permiten

conocer mejor que es el hombre

y están indicando siempre
una puerta
o una dirección
hacia un mundo
rico e imprevisible.

El símbolo nos muestra su riqueza
en el conjunto de estímulos
que desencadena a nivel inconsciente,
ya que éste es tanto o mas real que
la " vida consciente "
de todos los días.

La idea de una liberación de
las limitaciones que impiden
la adquisición de la verdad es un eje
fundamental que debemos tener

en cuenta en todo camino filosófico,
liberarse de la ignorancia
cuyo velo deforma la verdadera
naturaleza de la realidad.

Lo que sirve de motor a toda
tradición iniciática es el esfuerzo
por superar las determinaciones
contradictorias que minimizan
la realidad humana:
conocerse y superarse continuamente
es el único camino de reconciliación
con y en la divinidad.

El Tarot nos muestra,
con su lenguaje simbólico,
las potencialidades enormes que
el hombre
puede desarrollar
mediante una
continua
y renovada conversión.



0 ► COMENTARIOS ♠:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal